Pecados Respetables

Hay pecados que nos escandalizan y los vemos como graves ante los ojos de Dios, pero hay pecados que son igual de graves y que en ocasiones convivimos con ellos sin percatarnos.